lunes, 20 de junio de 2011

ITSASARGIAK II. Gipuzkoa



Rosa León y Amaya Uranga: La Manca



La punta del faro apareció de repente, perfilándose por encima de los árboles más altos. El camino se acabó al final del bosque. Pudimos ver el pedestal de granito pelado sobre el que se elevaba la construcción. El océano lo circundaba por los tres lados. En días de marejada debía de batir con violencia contra la piedra. Pero el arquitecto, fuese quien fuese, había trabajado a conciencia. Una superficie redonda y compacta para resisir mejor los golpes de mar; cinco aspilleras medievales bien distribuidas; un balconcito estrecho con la barandilla oxidada; una cúpula puntiaguda. Lo que resultaba del todo incomprensible eran las construcciones añadidas al balcón. Palos y estacas cruzados, a menudo con la punta afilada. ¿Un andamio para hacer obras de reparación?. No teníamos ni tiempo ni ánimo para pensar en ello.
[...]
Dentro, una extraña iluminación. La luz exterior se filtraba recreando efectos catedralicios. En los muros aún resistía la capa de cal, que esparcía blancuras por las paredes cóncavas. La escalera, finalmente, ascendía en espiral, pegada a la piedra.
[...]
Empezó el ascenso muy decidido. Los noventa y seis escalones desembocaban en una superficie de madera, que conformaba el suelo del piso superior. Un empujón a la trampilla cuadrada y estuvimos dentro. En efecto, había allí un habitáculo perfectamente ordenado y caliente. Una estufa de tubo en forma de codo ocupaba el centro de aquel espacio casi circular. Una pared con puerta rompía la esfericidad del lugar. Detrás, tal vez, estaría la cocina. Otra escalerita conducía a un nuevo piso, seguramente a la sala de máquinas del faro. Hasta aquí todo era plausible; la incoherencia estaba en el orden, en el estilo con que se ordenaba la casa.
[...]

La piel fría. Albert Sánchez Piñol. Edhasa novela






Faro de Zumaia



Faro de Getaria



Faro de Igeldo. Donostia



Torreón de Igeldo
Construido en 1778 como faro marino y que funcionaba con hogueras



Faro e isla de Santa Clara. Donostia



Faro de la Plata. Pasaia



Faro de Senekozulo. Pasaia



Faro de Higer. Hondarribia



Torre del Faro de Higer

5 comentarios:

SubHatun dijo...

Ohh que precioso recorrido el de los faros de Gipuzkoa, algunos los he visitado, pero hay varios ahí que aun no, y mira que tenemos sitios a tiro de piedra para visitar...

un abrazo Aratz, disfruta el verano

Alma dijo...

Ayns...

Pero ¡cuánta belleza suelta!, decía Octavio Paz :)


Besos, Acho

aratz dijo...

Sub, de todos los faros guipuzkoanos, el de la Plata a la entrada de la Bahia de Pasaia, es el de más encanto, por su ubicación, la necesidad de recorrer tres kilometros andando para llegar, y por su arquitectura simulando un pequeño castillo almenado. El de Senekozulo está muy cercano, escondido dentro de la bahia de pasaia.
Un abrazo.

aratz dijo...

Alma, supongo que con lo de la belleza te estarás refiriendo a mí ;p

mil besos guapa, y disfruta de tus vacaciones por la montaña.

Alma dijo...

La tarde del 22 de Agosto, Acho, hice un brazo de gitano. ¿Hombre, qué celebramos? preguntó mi padre...un cumpleaños, respondí yo

Seguro, dijo él desdén, antes de cortar un poco, probar y decir que estaba bueno y que ojalá cumpliera más de "esos"

Ojalá que tú los hayas cumplido muy feliz, Acho :)

Un beso